sábado, 6 de junio de 2015

Daniel Radcliffe: «No echo de menos a Harry Potter»


Sin duda, Hollywood disfruta viendo a Daniel Radcliffe, el actor que encarnaba a Harry Potter, en películas de fantasía con su dosis de terror. Esta semana estrena 'Horns', a las órdenes de Alexander Aja, una cinta basada en la novela de Joe Hill. 'Horns' cuenta una original historia, la de un joven acusado de asesinar a su novia al que le empiezan a crecer unos cuernos, y con la llegada de las astas a su frente todos aquellos que le rodean le revelan sus más oscuros deseos. Acostumbrado a la fama, al escrutinio, a llamar la atención, Radcliffe confiesa reírse de los grandes titulares que le han acompañado últimamente, que explican sus inicios en el arte del sexo. «Pero son noticias infundadas porque yo no hablo de mi vida privada».

La película 'Horns' pone de relieve, a través del genero de terror, la dificultad de las relaciones humanas. ¿Usted es de los que conecta fácilmente con las personas?
El protagonista es una buena persona que se ve obligado a hacer cosas terribles durante el curso de la película. La tensión se mantiene en todo momento, porque, aunque mi novia ha sido asesinada, hay un elemento de misterio que permanece. La tensión surge cuando el publico se da cuenta de quién es el asesino. Mi personaje tiene que entregarse por completo a la violencia y la venganza para desenmascararlo, aunque lucha constantemente contra esa idea.

¿Por qué quería interpretar 'Horns'?
Digamos que estoy obsesionado con la manera en que se interpreta al demonio en nuestra cultura. 'El maestro y Margarita' es uno de mis libros favoritos. El demonio es un gran personaje, el más interesante de la Biblia. Desde esa perspectiva de ganar el paraíso nació mi atracción por el personaje.

En 'Horns' se le ve con una serpiente alrededor de su cuello...
Sí. He hecho un nuevo amigo (ríe).

¿Le cuesta quitarse la etiqueta de niño actor y que los directores le contraten para personajes adultos? Es una situación recurrente en Hollywood...
Tal vez con 'Horns' fue más difícil. Cuando me reuní con Alex para hablar de 'Horns' sabía que él quería un protagonista que rozara los treinta. Tuve que pelear porque había pensado en otro actor. Le convencí de que era el actor adecuado para el personaje y cambió de parecer respecto a la edad cuando le dije que era uno de mis directores favoritos.

Su novia muere, pero marca la existencia del joven protagonista. Es usted un hombre de muchas novias...
Liarme un día con alguien de forma repentina no me parece divertido. Puede que lo sea para otra gente y lo respeto, pero a mí me gusta disfrutar de la compañía de mis amigas, de mis amigos, conocer gente nueva y descubrirla, antes de liarme con alguien. Creo que el amor no tiene edad y no nace de un encuentro fortuito.

¿Se lleva bien con sus ex novias?
Siempre he tenido relación con gente fantástica y si bien no todas son mis amigas, si mantengo una actitud amigable hacia todas ellas. La idea de haber conocido a mucha gente con la que ya no puedes hablar porque has terminado mal con ellos debe ser muy dolorosa. Para mí, la amistad es muy importante, por eso trato de no romper con la gente a quien quiero aunque ya no esté viviendo una relación.

¿Es más difícil tener una relación cuando se es famoso?
No es particularmente difícil. Lo importante en cualquier relación es que ambos sean auténticos y genuinos, sin pararse a pensar que uno o los dos son famosos. Cuesta reconocer en quien puedes confiar, pero una vez que lo consigues solo tienes que encontrar tiempo para estar con esa persona.

Alguna vez habrá salido con una de sus fans...
Sería muy raro para mí. Siento que podríamos rodar una película terrible con esa historia (se ríe)

Ha dicho que recibe muchos guiones que son una basura. ¿Cuantos suele leer a la semana?

Antes solía leer casi una docena, he dejado de hacerlo. Es un proceso. Después de rodar Potter, mi agente me envió muchos guiones porque quería saber qué tipo de historia me interesaba. Luego, al ver los que yo había elegido, empezó a mandarme historias muy parecidas, pero afortunadamente cayó en mis manos la obra de teatro 'Equus', que me dio la oportunidad de rodar 'Amigos de más' y luego llegó 'Horns'.

¿Echa de menos al mago?

No, la verdad es que no. Tenía diez años cuando empecé a rodar la primera película, un tiempo maravilloso en mi vida que me permitió formarme como actor. Ahora estoy en otro momento, muy excitante, distinto, he avanzado en mi carrera y quiero hacer otras cosas. Siempre me voy a sentir increíblemente orgulloso de la franquicia y no estaría aquí sentado hablando de 'Horns' si no hubiera sido por Harry Potter. No tengo ninguna duda sobre ese punto, pero no echo de menos rodar a Potter, aunque sí a mis compañeros actores, al equipo de rodaje. Sin embargo, soy feliz haciendo otro tipo de películas.