domingo, 16 de junio de 2013

Los "Monstruos" de Pixar rejuvenecen y revolucionan las aulas


Doce años después de "Monstruos S.A.", Mike y Sully regresan a las pantallas en una "precuela" que los devuelve al momento en que se conocen en la universidad de "asustadores" y forman una pandilla de "inadaptados".

"En Pixar no hacemos nuevas entregas hasta que no tenemos una gran idea y eso ocurrió hace cinco años", explicó a Efe el director de "Monstruos University", Don Scalon, responsable también de los guiones gráficos de "Cars" y "Toy Story 3".

Esa idea consistía en "explorar la relación entre los dos personajes principales, que en un principio no es precisamente fácil", añadió, ya que Mike y Sully se enzarzan en una carrera competitiva que les lleva a ser expulsados del reputado programa de "sustos" de la universidad.

La otra gran novedad son una serie de personajes secundarios, otros monstruos de diverso pelaje, como el lagarto Randy Boggs, que tiene la habilidad de hacerse invisible, o la decana Hardscrabble, experta en reconocer quién da miedo de verdad y quién no.

Entre guión, preproducción, producción y rodaje la película ha tardado cinco años en gestarse, "lo mismo que una licenciatura universitaria", bromea Scanlon.

Las voces de los protagonistas, que en la versión original corresponden a Billy Crystal y John Goodman, las vuelven a poner José Mota (Mike) y Santiago Segura (Sulley), que afrontan el reto de hacer parecer más jóvenes a los mismos personajes.

"Mike es un soñador ingenuo y atrevido -explica Mota- que entra en la universidad con la idea de que puede ser el mejor y luego se choca con la realidad", y es Sulley quien "le pone los pies en el suelo", hasta que se dan cuenta de que entre los dos se complementan.

Según Segura, mientras que Mike es "un empollón", su personaje, Sulley, es más "sobradete", debido a sus condiciones físicas de 'asustador', y las asignaturas le resbalan, aunque luego recapacita y toma conciencia de que el estudio también es importante.

En esta nueva producción de los estudios Pixar, que cuenta entre sus logros doce premios Oscar y haber creado el primer largometraje comercial animado por ordenador, "Toy Story", han trabajado también los españoles Juan Carlos Navarro -animador- y José Ramos -director técnico de iluminación-.

La diferencia entre trabajar en Pixar -compañía creada por John Lasseter y Steve Jobs, hoy parte de Disney- es "muy grande" con respecto a otros estudios, explica a Efe Ramos, que ha visto su sueño hecho realidad.

"Mientras otras compañías dan mucha importancia al producto y su calidad, en Pixar dan prioridad a las personas que lo hacen: si tú estás bien, lo que haces estará bien".

La tarea de este desarrollador informático madrileño consiste en jugar con colores, atmósferas, luces y sombras para lograr crear la sensación que el director le pide: nostalgia, alegría, misterio.

Calcular la luz exacta para un sólo fotograma le puede llevar 16 horas, lo que da idea de la minuciosidad que requiere.

Navarro, por su parte, compara su trabajo con el de un actor.

"A través de mis manos hago actuar a los personajes, trato de crear la ilusión de vida, que sean creíbles las emociones que comunican", dice, y "lo más complicado es lograr la especificidad de esos sentimientos".
Para Navarro, la sensación en Pixar es la de formar parte de una comunidad de artistas, con un clima de apoyo total. "Todos queremos superarnos pero a la vez aprendemos de los otros", entre la inspiración y el aprendizaje constantes, asegura.

La precuela de "Monstruos" llegará a los cines el 21 de junio.