jueves, 4 de julio de 2013

Leonard Nimoy y el origen del saludo vulcano



No se lo puso nada fácil a los trekkies Leonard Nimoy cuando se inventó el saludo vulcano. Sí, fue idea del actor, no de un guionista. De hecho, en el texto original el ahora popular saludo implicaba contacto físico. Cuando Nimoy lo leyó decidió que había que cambiarlo. No tenía sentido. Si los vulcanos tienen capacidad telepática por el contacto, dar la bienvenida a alguien dándole la mano o un abrazo podría ser un tanto violento. ¿Os imagináis a Spock subiendo al Enterprise y enterándose de con quién había pasado la noche Jim Kirk solo por ser educado? Innecesario.

A Nimoy no le convencía, así que decidió que había que buscar una forma cordial y sin contacto para una raza tan peculiar como la de Spock. Para encontrarlo buceó en sus orígenes judíos y rescató un gesto con siglos de historia que los kohanim, descendientes directos de los sacerdotes del Templo de Jerusalén, usan para bendecir a los asistentes a sus servicios. Así, esa uve con los dedos tan complicada de realizar para algunos y que en la tradición judía es conocida como “bendición kohane” pasó a convertirse en el saludo oficial de los vulcanos y, por extensión, de Star Trek, que este viernes estrena en España su nueva entrega En la oscuridad.