miércoles, 29 de enero de 2014

JJ Abrams toma medidas extremas para mantener el guion de Episodio VII lejos de los curiosos


En una oficina muy, muy lejana, se guardan las páginas del guion más cotizado de Hollywood. Allí, JJ Abrams trabaja junto a Lawrence Kasdan en los detalles que traerán a la vida a los personajes y la trama del Episodio VII de Star Wars. Pero con tantos rumores circulando por la red (algunos posiblemente ciertos), y la desilusión que acaba de vivir Quentin Tarantino después de filtrarse el libreto de su nueva película, el director toma medidas extremas.

¿Hasta dónde es capaz de llegar JJ Abrams para preservar el guion de Episodio VII en secreto? Hasta la oscuridad absoluta... literalmente. Según ha confesado al Daily Telegrapgh, ha cubierto todas las ventanas de su oficina con cartulinas negras.

"Estoy trabajando en el guion de Star Wars hoy y la gente de mi oficina ha cubierto todas las ventanas con papel negro. Supongo que no querían que nadie viera lo que estaba haciendo", confesaba al periódico.

Abrams reconoce que es una medida "bastante extrema", pero quiere mantener "algo de pureza" en el público antes de que vean la película en diciembre de 2015.

Aunque todos sus proyectos han tenido un velo de secretismo hasta el día de su estreno, su último intento no funcionó como esperaba. Abrams quiso mantener en secreto la identidad del villano que interpretaba Benedict Cumberbatch en Star Trek: en la oscuridad, pero los fans lo descubrieron sin su ayuda, y los spoilers surgieron mucho antes del lanzamiento del filme.