miércoles, 3 de diciembre de 2014

Peter Jackson cierra el ciclo de "El Hobbit" orgulloso de su trabajo


Trece años después de estrenar "El señor de los anillos", el director neozelandés Peter Jackson concluye con orgullo por su trabajo la travesía épica por el universo de J.R.R. Tolkien con la última cinta de la trilogía de "El Hobbit", "La batalla de los cinco ejércitos", presentada hoy en Londres.

"Ha sido un viaje impredecible. Algo de lo que estoy muy orgulloso", aseguró Jackson, director y productor de la película, así como uno de los autores del guión, en la presentación ante medios en un céntrico hotel de Londres del filme que se estrena el 17 de diciembre en España.

Después de "The Hobbit: un viaje inesperado" y "The Hobbit: La desolación de Smaug", estrenadas en diciembre de 2012 y 2013, respectivamente, la tercera y última parte de la segunda trilogía de Jackson finaliza con una historia que tiene lugar 60 años antes del icónico "El Señor de los anillos".
"Cuando supimos que haríamos 'El Hobbit' sabíamos que años después la gente lo vería en el orden original, empezando por las últimas películas que filmamos. El público apreciará el orden", indicó el realizador neozelandés.

En esta tercera parte, Bilbo Bolsón (Martin Freeman) termina la aventura que emprendió en su viaje inesperado junto a La Compañía de Thorin Escudo de Roble (Richard Armitage) para intentar recuperar la Montaña Solitaria, el reino perdido de los Enanos del que fueron expulsados por el dragón Smaug.
"El guión es perfecto. Hoy en día no tienes casi ocasiones de hacer papeles así. Todo ha sido un viaje maravilloso", dijo el actor británico Richard Armitage, que encarga el papel de Thorin, el último rey bajo la Montaña.

Martin Freeman, hasta ahora más conocido por su papel en series británicas como "The Office" o "Sherlock", vuelve a ser el protagonista del filme, dando vida al atrevido "hobbit" Bilbo.

"Estoy muy orgulloso de mi participación en las tres películas. Es todavía pronto para ver si me han cambiado, pero es un papel que he disfrutado mucho", explicó Freeman.

"Este rol me ha dado la oportunidad de crecer. Los héroes de hoy en día no son como los 'hobbits', ellos son altos y fuertes. Sin embargo, Bilbo lo es: es una persona atrevida y valiente", apuntó el actor británico.
Trece años después de la presentación, también en Londres, de "El señor de los anillos", Peter Jackson ha vuelto a contar con algunos de los mismos actores que participaron en la cinta de la primera trilogía.
El británico Ian McKellen vuelve a ser el mago Gandalf, Orlando Bloom se enfunda el traje de elfo de Légolas, Cate Blanchett es Galadriel e incluso Christopher Lee aparece de forma puntual como el inmortal Saruman.

"Me despedí de Gandalf en el año 2000, cuando nos fuimos de Nueva Zelanda. Y ahora he vuelto a ponerme el sombrero de mago de Gandalf. Peter (Jackson) ha hecho una serie de clásicos, no una franquicia, y yo he tenido la suerte de estar allí y de vivirlo en primera persona", explicó McKellen.
"Todos los que hemos participado en estas películas hemos tenido un efecto importante en la vida de muchos jóvenes. Un gran número de los que había en el preestreno no habían nacido cuando se presentó el primer filme", subrayó el actor inglés.

Peter Jackson, ganador de tres Óscar por "El señor de los anillos: El retorno del rey", ha dedicado buena parte de su vida artística a poner en imágenes la narrativa y los personajes míticos de la Tierra Media creada por J.R.R. Tolkien.

Ahora, Jackson, de 53 años, "confiado de poder haber inspirado a futuras generaciones de directores", volverá a Nueva Zelanda "a trabajar en la versión extendida" de "El Hobbit" y a pensar "en nuevos proyectos".

"El señor de los anillos" y "El Hobbit" son las "únicas obras de Tolkien de las que se han vendido los derechos, por lo que, de momento, no habrá más películas", indicó Jackson al ser cuestionado sobre futuros filmes basados en la obra del autor sudafricano y poniendo fin así a los rumores sobre un posible rodaje de "El Silmarillion".