jueves, 15 de enero de 2015

El remake de Poltergeist ¿será una película para niños?


El remake de Poltergeist (fenómenos extraños) llegará este año, pero no para asustar a todos los espectadores como sería de esperar, sino para contentar a los más pequeños. Por sorprendente que parezca, la reinterpretación de una de las películas malditas de la historia del cine no será de terror, sino infantil. O al menos eso ha dado a entender uno de sus protagonistas, Sam Rockwell, durante una entrevista con Collider.

“El niño de 10 años es el protagonista esta vez”, asegura Rockwell, “JoBeth Williams era la protagonista durante la mayor parte de la primera, y ahora es el chico... realmente lo vemos a través de su punto de vista. Así que es más una película de niños, así que no sé si le dará una calificación para mayores por terrorífica”.

La opinión del actor queda ratificada con una calificación previa que ha hecho la Asociación de Películas de EE.UU, que la ha situado en PG-13, lo que quiere decir que algunos materiales pueden ser poco apropiados para menores de 13, pero que los padres tienen la última palabra. La Asociación ha descrito el contenido como “secuencias intensas que asustan, material sugerente breve, y algunas malas palabras”.

Rockwell añade que “No es de miedo en plan Expediente Warren. ¿Sabes?, es una película de otro tipo. Es más una aventura. Es esencialmente la abducción de un niño si lo resumes mucho. Bueno, si lo pensamos, la película original de Poltergeist también lo es”. Sobre la posible calidad de la película, el intérprete no pudo adelantar nada, ya que con lo poco que ha visto de la película no ha conseguido hacerse una idea.

La primera entrega, que dirigió Tobe Hopper en 1982, se estrenó en cines de Estados Unidos como una película tolerada (PG). Originalmente salió con una R, que indica que es solo para mayores, pero Steven Spielberg convenció a la comisión de que le cambiasen la calificación. A pesar de eso, se trataba de un film bastante terrorífico, por lo que podría ocurrir lo mismo con el actual.

Por otra parte, el punto de vista infantil no tendría por qué dar como resultado una película inofensiva, pues ya la original tenía a una niña como principal testigo de los hechos y eso no impedía que los espectadores tuviesen pesadillas durante mucho tiempo con la posibilidad de que los espectros les asaltasen desde dentro del televisor o que los árboles del jardín podrían sufrir una combustión espontánea.

Otra de las pistas que podrían confirmar las palabras de Rockwell es la elección del director de esta secuela, de la que se viene hablando desde 2011: Gil Kenan debutó en 2006 con Monster House, una película más simpática que terrorífica y su segunda incursión en la dirección fue la adaptación del libro juvenil de Jeanne Duprau, City of Ember - En busca de la luz (2008).

No nos llevaría tanto a pensar lo mismo la implicación de su guionista, David Lindsay-Abaire, responsable de Los secretos del corazón, un drama de 2010 donde Nicole Kidman y Aaron Eckhart interpretan, a las órdenes de John Cameron Mitchell, a una pareja que ha perdido a su hijo en un accidente.

El regreso del Poltergeist nos cuenta la historia de Carrigan (Jared Harris), un hombre que abandona su vida intelectual para presentar el programa televisivo Limpiadores de Casas Encantadas. Junto a los dos actores mencionados, completan el reparto Rosemarie DeWitt, Nicholas Braun y Jane Adams.

Poltergeist llegará a los cines, con la posibilidad de verse en 3D, en julio de este año, pero pronto podremos disponer de un tráiler o de algunos materiales que nos permitan corroborar si lo desvelado por Rockwell es una exageración o si realmente nos encontraremos ante un film para niños.