viernes, 20 de febrero de 2015

González Macho deja la Academia de Cine tras capear con la peor crisis


El productor y exhibidor Enrique González Macho (Santander, 1947) ha anunciado hoy que deja la presidencia de la Academia de Cine, por motivos personales, tras casi cuatro años de mandato en los que le ha tocado capear con la peor crisis del cine español.

El recorte de subvenciones -de un 60 % desde 2009-, la subida del IVA al 21 % y el cierre de salas y distribuidoras, que vivió en primera persona con el colapso de Altafilms en 2013, han sido sus principales caballos de batalla en este periodo.

El empresario cántabro se va, eso sí, en un momento de celebración de la reconciliación del público con el cine español, con una cuota de pantalla histórica del 25 % en 2014, gracias a títulos como "Ocho apellidos vascos", "El Niño" o "La isla mínima", triunfadora de la pasada edición de los Premios Goya.

En su último discurso de los Goya, el pasado 7 de febrero, cansado de repetir las mismas críticas al Gobierno sin que hayan tenido gran eficacia, optó, según él mismo dijo, por "la elipsis", anticipando de alguna manera esta despedida.

Aunque no se resignó a no pedir, por última vez, la bajada "del maldito IVA".
Enrique González Macho presentó hoy su dimisión en la reunión de la Junta Directiva de la Academia, que confirmó a los otros dos miembros de su terna presidencial, Antonio Resines y Judith Colell, como presidente y vicepresidenta en funciones.

A partir de ahora hay un plazo de tres meses para la convocatoria de elecciones. La Junta Directiva abordará el tema previsiblemente en una reunión la semana que viene.

En declaraciones a Efe, González Macho subrayó que su decisión se debe a motivos "estrictamente personales", que se encuentra perfectamente de salud y que no hay "absolutamente ningún problema con la Academia".

También ha explicado estas razones en una carta dirigida a los académicos. "Me encuentro en una situación de total imposibilidad para compaginar mi actividad personal con la presidencia de forma cuanto menos correcta, no existiendo en absoluto ningún otro motivo", indica la misiva.

No obstante, ha admitido que han sido cuatro años "difíciles por la situación político-económica del país", y que siempre ha tratado de que ello no afectara ni a la imagen ni a la actividad de la Academia.

"Me voy obligado por las circunstancias, pero razonablemente satisfecho con que la Academia no haya sido afectada ni contaminada por los convulsos tiempos que estamos pasando", añade en la carta.

Premio Nacional de Cine en 1997, el hasta hoy presidente de la Academia de Cine accedió por primera vez al cargo en 2011, y en mayo pasado se presentó a la reelección, aunque en un principio dijo que no lo haría salvo si las opciones para sustituirle eran "raras o peligrosas".

La productora Piluca Baquero, su entonces contrincante, ha dicho hoy que la dimisión de González Macho "tiene que tener razones muy poderosas, porque sería una irresponsabilidad hacerlo a la ligera", y ha adelantado sus intenciones de volver a presentarse en las próximas elecciones.

Antonio Resines, que accede a la presidencia de manera provisional, ha dejado claro que no piensa presentarse al cargo. "Solo soy presidente en funciones y no me voy a presentar para ello", dijo a Efe el actor.

La noticia de la dimisión, que conocía desde hace una semana, no le ha pillado del todo desprevenido. En realidad, ha comentado Resines, "es la segunda vez que se va Enrique, porque cuando nos presentamos al segundo mandato, él ya lo había dejado, se presentó un poco por compromiso".

En opinión del ministro de Educación, Cultura y Deportes, José Ignacio Wert, González Macho ha hecho "un trabajo excelente", y ha destacado su nivel de dedicación al cine, tanto desde la perspectiva de exhibidor y distribuidor, como desde la presidencia de la Academia, en su trabajo de interlocutor con las administraciones.

La directora general del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA), Lorena González, ha lamentado la dimisión y ha asegurado que mantenía con él "una relación buenísima", y que confía en seguir por el mismo camino con su sucesor.

González lleva apenas seis meses en el cargo. Su antecesora, Susana de la Sierra, dimitió en julio pasado ante las dificultades por sacar adelante un nuevo marco legal para el cine y sólo unas semanas después de la aprobación de una reforma fiscal decepcionante para el sector.

"Él ha hecho un gran esfuerzo porque esto saliera bien y ha conseguido darle otra dimensión y restar ciertos roces que había. Eso es lo que más valoro de él", ha dicho hoy González, "y personalmente y en cuanto a su gestión, solo puedo transmitir una buena opinión sobre él", ha comentado.