domingo, 10 de mayo de 2015

La Academia de Cine ratifica a Antonio Resines como presidente


El actor Antonio Resines ha sido ratificado este sábado como presidente de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España, junto a la cineasta Gracia Querejeta y el productor Edmon Roch, como vicepresidentes primero y segundo, respectivamente. Resines era el único candidato a la presidencia, cargo que asumió en funciones tras la dimisión el pasado febrero del entonces presidente de la institución, Enrique González Macho.

En rueda de prensa ha resaltado como objetivo de la Academia del Cine la necesidad de "mejorar las relaciones" entre la institución y la Administración, algo "fundamental" porque en la industria del cine "se crea empleo". Asimismo, el nuevo presidente de la Academia del Cine ha declarado que tras la reunión que tuvo en abril con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "sí ve un buen cambio en la actitud del Gobierno" respecto a la industria cinematográfica, hecho que no relaciona "necesariamente" con las campañas electorales por las próximas citas electorales.

En este sentido, ha considerado "fundamental" esta nueva actitud positiva del Gobierno hacia la industria del cine que "hasta hace poco suponía un 4% del PIB", ha dicho. Siguiendo con el "programa de la anterior candidatura", Resines ha especificado que se van a llevar a cabo nuevos proyectos y objetivos, como crear un archivo de todo el cine español o la creación de una Fundación de la Academia de Cine, para conseguir mayores beneficios fiscales e impulsar la labores sociales y de asistencia a los cineastas. "La Academia en estos momentos tiene una estabilidad presupuestaria y aprovechando esa situación vamos a intentar influir en la medida de lo posible en todo el sector productivo del cine español", ha declarado Resines.
Iva cultural y piratería

Resines también ha recordado que pedirán la bajada del IVA cultural, tema que ha tachado de "disparate", y endurecer la Ley de Propiedad Intelectual para "acabar con la piratería" y conseguir que se penalice al consumidor final, tras señalar que en España el año pasado hubo 4.000 millones de descargas ilegales, el equivalente a 23.000 millones de euros.

Asimismo, Resines ha declarado que van a reivindicar que la cultura, en sentido general, "sea una cuestión de Estado y no dependa de las decisiones unilaterales del gobierno de turno".