martes, 28 de julio de 2015

Rachel McAdams confirma que está en negociaciones para Doctor Strange


Rachel McAdams ha confirmado los rumores que llevaban semanas circulando sobre sus negociaciones para participar en Doctor Strange junto a Benedict Cumberbatch, pero por el momento no ha adelantado si tiene pensado aceptar o no la propuesta de Marvel.


“Todavía es super-temprano y no sé a dónde nos llevará, si es que va a llegar a algún sitio”, advierte en una entrevista de Los Angeles Times para dar a entender que de momento no hay nada decidido y que pueden pasar muchas cosas antes de que la veamos en el film de Scott Derrickson que se estrenará en otoño de 2016.

Como ya sabemos, firmar un contrato para participar en un Universo Fílmico o para unirse a una saga de películas significa una atadura exigente que durará varios años y a la que no todos los actores y actrices están dispuestos a comprometerse. Un papel como este puede definir el futuro de la filmografía de un intérprete.

Los medios están tratando de dilucidar qué papel encarnaría McAdams, caso de aceptar, y la posibilidad más clara parece la de Clea, una hechicera y maestra maga que en los cómics acaba involucrada sentimentalmente con Doctor Strange.

McAdams se dio a conocer con The Notebook, Mean Girls y Wedding Crashers y en aquel momento se hablaba de ella como de una futura estrella e incluso se igualaba su potencial al de Julia Roberts. Pero una década después, aunque nunca haya parado de hacer películas y cuente con títulos como Sherlock Holmes o Midnight in Paris, es más conocida por un papel televisivo que por sus intervenciones en largometrajes. 

Cierto es que se trata de True Detective, una de las series de mayor prestigio del momento, creada por HBO, y cuyos anteriores protagonistas eran intérpretes cinematográficos de renombre, Matthew McConaughey y Woody Harrelson. 

Por desgracia, esta participación no significa que su estrella esté más apagada de lo que se habría esperado y la confirmación se halla en que en esta segunda temporada está acompañada de otros nombres que igualmente pueden haber dejado atrás la fama, como Colin Farrell, o no haberla abrazado nunca por completo, como Vince Vaughn.


Tal vez su destino se haya debido a que en su día rechazó posar desnuda para la portada de Rolling Stone en una fotografía que tomaría Annie Leibovitz de Scarlett Johansson, Keira Knightley y ella para presentar a las jóvenes con más poder del momento. 

Aunque es igualmente posible que el devenir de su carrera no haya tenido nada que ver con esta decisión, que ella todavía reivindica: “era algo que no podía imaginarme haciendo”, declara ahora. “No tengo problemas de hacerlo [desnudarse] para un papel si tiene sentido, si no es gratuito y creo que añade algo a la historia. Pero no como yo misma en la portada de una revista sobre las chicas más poderosas de Hollywood”.