lunes, 19 de octubre de 2015

El renacer de la Fuerza en Mark Hamill


Cuando se anunció que Mark Hamill regresaría a la saga Star Wars volviendo a interpretar al que ha sido el gran personaje de su carrera, los seguidores galácticos dieron palmadas de aprobación y se felicitaron por la alineación de los astros que permitiría volver a ver a Luke Skywalker (Mark Hamill), Leia (Carrie Fisher) y Han Solo (Harrison Ford) de nuevo juntos en la gran pantalla. J.J. Abrams y el Episodio VII lo habían hecho posible.

Claro, que quienes más se alegraron fueron Fisher y el propio Hamill, porque hay que reconocer que después de dar por finalizado su contrato con la saga, sus carreras no es que hayan sido como para tirar confeti. Nada que ver, desde luego, con la meteórica e imparable trayectoria de Harrison Ford. Pero, hablemos de Hamill, protagonista de este post y que está viviendo recientemente un singular renacimiento como actor que no le borra la sonrisa de la cara. No es para menos.

Sí, volverá a ser el mítico Luke Skywalker más de tres décadas después (Return of the Jedi se estrenó en 1983), pero no es la única razón para celebrar que tiene el actor. Hace solo unos días se conoció la noticia de que The Trickster, el disparatado villano de The Flash que come regaliz rojo, volverá en la segunda temporada protagonizada por el hombre más rápido del mundo.

Curiosamente esta segunda edad dorada que Hamill está viviendo en la pantalla pasados los sesenta se la debe a dos viejos conocidos suyos y de los espectadores. Porque si bien todo el mundo sabe de su pasado como Skywalker, no todos se acordarán de que en realidad hace mucho que el californiano fue The Trickster. Eran los noventa, principios para ser más exactos, y Hamill enloquecía en la pantalla como enemigo del Flash original, al que dio vida John Wesley Shipp, que ahora interpreta al padre del nuevo Flash, Grant Gustin.  

Y en todo este tiempo, en estas décadas, desde que fue The Trickster y Skywalker, ¿qué ha estado haciendo Mark Hamill? Hace mucho que le perdimos la pista ahora reencontrada, pero lo cierto es que no ha parado de trabajar. Alguna que otra película menor, mucha participación en series de televisión y telefilms… Aunque lo que realmente le ha dado de comer estos años de desaparición de la primera línea y las alfombras rojas ha sido su trabajo como doblador. Imposible enumerar la cantidad de personajes animados a los que les ha prestado su voz. 

Para que el lector se pueda hacerse una idea, en su ficha en IMDB figuran como acreditados 276 trabajos. La mayoría de ellos doblando en series y videojuegos. Entre las primeras, algunas como Regular Show, Ben 10, Ultimate Spiderman, Adventure Time with Finn & Jake, Robot Chicken…. Y eso solo en los últimos años. En cuanto a videojuegos, lleva años siendo el Joker.

¡Ah! Y que nadie olvide que parte de este resurgir de Mark Hamill se debe también a su aparición estelar en la disparatada Kingsman, era el profesor Arnold, al que secuestraban.