jueves, 20 de octubre de 2016

Daisy Ridley, celosa del escaso secretismo que rodea a la película


El esperado regreso de La Guerra de las Galaxias se produjo el año pasado con el estreno de Star Wars: El despertar de la Fuerza y continúa este invierno con la llegada a los cines de Rogue One: Una historia de Star Wars el 16 de diciembre. Cuando se anunció que esta mítica franquicia iba a volver con nuevas historias, el director J.J. Abrams decidió que su equipo no podía revelar ningún detalle de la película antes de tiempo. Sin embargo, Gareth Edwards ha dado mayor libertad al reparto del 'spin-off' liderado por Felicity Jones (Un monstruo viene a verme) y Daisy Ridley ha admitido estar bastante celosa.

"Era muy extraño. Yo hablaba de manera retrospectiva sobre lo que estábamos haciendo [durante la producción de El despertar de la Fuerza]. Era rarísimo tener que revivirlo, mientras ella puede hablar de la película de la que forma parte en lugares maravillosos. Me siento 'celosa' en el mal sentido de la palabra", explica la actriz a Yahoo. "Disfrute mucho el período previo al rodaje, era todo muy emocionante. Sé que ella ha tenido una experiencia realmente buena. Además, la película parece que será alucinante, es una continuación fantástica para el mundo de Star Wars".

Durante la entrevista, Ridley ha confesado que tiene muy buena relación con la actriz que interpreta a Jyn Erso e incluso ha afirmado que quedan de vez en cuando para tomar una copa: "Estoy muy entusiasmada con ver la película. Me tomé algo con Felicity hace unas semanas, ¡es muy simpática!". Las nuevas estrellas de la franquicia no suelen hablar de trabajo, pues la actriz del documental The Eagle Huntress ha explicado que no está capacitada para dar consejos a alguien que lleva más tiempo que ella en el mundo del cine.