jueves, 20 de julio de 2017

La primera aventura de Star Wars fuera de una pantalla


Cuando se le pregunta a Scott Trowbridge cuánto tiempo ha llevado poner en pie una atracción de Star Wars contesta: “40 años”. Desde el estreno mismo de la primera película. Trowbridge es el creativo jefe de Walt Disney Imagineering, la empresa del imperio Disney que desarrolla las atracciones de los parques. En 2019, inaugurará la primera aventura de Star Wars que no se desarrolla en una pantalla de cine, de televisión o de ordenador, sino en el mundo físico. Se llamará Star Wars: Galaxy’s edge (el borde exterior de la galaxia).

Trowbridge hablaba con EL PAÍS el pasado jueves delante de la maqueta que la compañía enseñó ese día por primera vez desde que, hace dos años, anunciara que estaba trabajando en la idea de una atracción de Star Wars. Era el principio y uno de los platos fuertes de la feria D23, la convención de Disney para presentar novedades al público.

La maqueta muestra una ciudad inequívocamente del universo creado por George Lucas. Pero es un lugar indeterminado. Una ciudad del Borde Exterior que lleva ahí miles de años. “La primera intuición fue recrear un lugar que la gente ya conociera”, explicaba Trowbridge. Es decir, situar la atracción en un escenario determinado y recrear un episodio concreto de la saga. “Pero decidimos no recordarte la historia de Star Wars de otro”, sino poner los elementos “para que tú puedas vivir tu propia historia de Star Wars”.

Esta ciudad no le interesaba a nadie hasta que se empezó a llenar de contrabandistas. A un lado de la maqueta vemos que hay fuerzas rebeldes. Al otro, parece que hay presencia de la Primera Orden. “Va a haber problemas”, dice Trowbridge. El visitante se encontrará en una ciudad en tensión. “Este es un lugar vivo, donde tus decisiones importan y te puedes labrar una reputación”. Por las calles, el visitante se podrá cruzar con androides como BB-8 y otros personajes.

Dentro de ese mundo, que se construirá en los parques de California y Florida y ocupará como seis campos de fútbol, hay dos atracciones. En una, el visitante puede pilotar el Halcón Milenario. No se trata de una atracción estándar. Pilotar es pilotar, explica a EL PAÍS Asa Kalama, otro de los directores creativos. “Te permite controlar el Halcón y salir en una misión”. Lo que ocurra “depende de ti y de lo bien que lo hagas”. En la otra, el visitante se encontrará en medio de una batalla entre los rebeldes y la Primera Orden dentro de un destructor espacial.

Bob Chapek, el presidente ejecutivo de Disneyland Parks & Resorts, la división de parques del gigante californiano, comparó el proyecto con el mundo de Avatar que abrió este año en el parque de Florida, solo que “en un nivel más alto”. Durante la conferencia de novedades en Anaheim, el pasado sábado, Chapek lo calificó de “un nuevo nivel de inmersión en el entorno”.

El proyecto de la atracción de Star Wars es parte de la agresiva estrategia de expansión de productos de esta marca desde que Disney compró Lucasfilm por 4.000 millones de dólares en octubre de 2012. Tras el acuerdo, Disney se embarcó en la explotación de uno de los productos de entretenimiento menos aprovechados hasta el momento en relación a la pasión que despierta. Puso en marcha una nueva triolgía de Star Wars, de la que ya se ha estrenado Episodio VII: El despertar de la fuerza, otra película paralela a la historia principal, Rogue One, además de videojuegos, televisión y toda la maquinaria de mercadotecnia de Disney. La división de parques es la segunda más grande del imperio Disney. En los primeros seis meses de este ejercicio ingresó 1.900 millones de dólares.

Además de Star Wars, Chapek presentó en Anaheim la primera atracción de la historia de Mickey Mouse. El ratón que lo empezó todo no tenía su propia atracción. Estará en el parque Disney Hollywood, en Florida, y consistirá en una aventura en la que el visitante se mete en la pantalla con Mickey y Minnie. En el parque Disney California Adventure, la recién estrenada atracción de Guardians of the Galaxy ya es la número uno, dijo Chapek. Las colas en los primeros días llegaron a las cinco horas de espera.

Disney también anunció dos proyectos temáticos de las marcas que ha comprado en los últimos años. En Disneyland París habrá un hotel con temática de Marvel. En Walt Disney World, en Florida, habrá otro con temática de Star Wars. El concepto es un hotel en el que al entrar por la puerta estás en una nave espacial. Inmersión completa. Por las ventanas del hotel solo se ve el espacio. No se ha hecho antes, dijo Chapek. “Creemos que esto puede ser el principio de algo muy grande”.