sábado, 16 de septiembre de 2017

Muere el actor Harry Dean Stanton a los 91 años


Harry Dean Stanton, uno de los actores estadounidenses más veteranos, murió este viernes en Los Ángeles de causas naturales. Stanton trabajó, a lo largo de 60 años, para algunos de los directores más reconocidos de Hollywood como Francis Ford Coppola en El Padrino:Parte II; Wim Wenders en París, Texas; Sam Peckinpah en Pat Garrett y Billy The Kid; Martin Scorsese en La última tentación de Cristo y Ridley Scott en Alien. El actor falleció a los 91 años en el hospital Cedars Sinai de la ciudad californiana, según confirmó su agente, John Kelly, en un comunicado.

Stanton participó en más de 70 películas y otras varias series de televisión, entre ellas Twin Peaks, de David Lynch. Stanton fue uno de sus actores fetiche. Lo dirigió en Wild at heart, Inland Empire y The Straight Story, la respuesta del cineasta a los críticos que aseguraron que Lynch no podría contar una historia de manera simple. Stanton volvió a trabajar con Lynch en la nueva temporada de la ficción sobre la desaparición de Laura Palmer realizada para Showtime.

El actor, originario de Kentucky, también es famoso por su interpretación de Travis Henderson en Paris, Texas, el solitario paria escrito por Sam Shepard adaptado al cine por el director alemán Wim Wenders. Stanton falleció menos de dos meses después que Shepard, un dramaturgo de 73 años con el que tenía una relación cercana. El propio Shepard describió en un documental reciente el estilo lánguido que hizo de Stanton un actor memorable. “Es uno de esos actores que sabe que su rostro es parte de la historia”, dijo el novelista y actor en Harry Dean Stanton: Partly Fiction (2012).

La cara alargada, inexpresiva y taciturna de este actor fue uno de sus rasgos más notorios. En una entrevista a Entertainment Weekly, Stanton dijo que había recibido uno de los consejos más importantes de su carrera de Jack Nicholson. El protagonista de The Shining le dijo: “Deja que el vestuario haga su trabajo y solo sé tú mismo”. Ambos actores trabaron una buena amistad y se convirtieron en parte de un grupo de rebeldes en el Hollywood de los años 60 junto a Peter Fonda y Dennis Hopper, protagonistas de Easy Rider. Stanton bromeaba que los roles más exitosos de Hopper habían sido declinados por él (Blue Velvet y Hoosiers).

En Harry Dean Stanton: Partly Fiction (2012), Lynch preguntó a Stanton cómo le gustaría que fuera recordado. “No me importa”, respondió el actor.