domingo, 10 de septiembre de 2017

Ningún director está por encima de la saga Star Wars


Durante mas de cuatro décadas la franquicia Star Wars ha demostrado ser el ejemplo a seguir de cómo se construye un imperio. El liderazgo de George Lucas durante los primeros años de la franquicia permitió unificar ideas y pensamientos, dando lugar a una de las trilogías más importantes de la historia del cine. Sin embargo con el paso del tiempo esta direccionalidad se fue perdiendo, y con las precuelas quedó patente la democratización que se había implantado dentro del estudio. En 2012 todo eso llegó a su fin con la entrada de Disney en la marca, y la reposición de Lucas como mero consejero. Desde entonces Kathleen Kennedy se ha erigido como la nueva capitana de Lucasfilm, y de las decisiones que se toman en la nueva trilogía.

La fórmula escogida de un director por película parecía estar dando buenos resultados. Tanto JJ Abrams como Gareth Edwards habían demostrado el buen funcionamiento del intercambio de ideas entre los cineastas y el núcleo duro de Star Wars. Incluso Rian Johnson, pese a algunas incoherencias en la campaña de “Star Wars: Los Últimos Jedi”, está mostrando una gran cordialidad y buen hacer respecto a las decisiones del estudio en su cinta. No obstante, fue hace unos mese cuando empezaron a saltar todas las alarmas, y el universo galáctico se vio envuelto en una gran controversia por primera vez en toda su historia.

La salida de Chris Miller y Phil Lord de la producción del spin-off de Han Solo llamó mucho la atención no solo por el momento en el que se producía -a menos de un año del estreno- sino por las razones que se argumentaron. Ambos cineastas parecían haberse tomado demasiadas libertades en relación al plan inicial trazado por Kennedy y Kasdan. Todo ese escándalo, y las preocupaciones del estudio por la calidad del trabajo de Alden Ehrenreich como protagonista, han causado un profundo daño en la imagen de la película que ahora dirige Ron Howard, y que deberá sanar con cuidado de cara a los próximos meses. Sin embargo todo esto ponía en duda el buen trato entre los directores de la franquicia Star Wars y la propia Lucasfilm.
Hace unos pocos días saltó el suceso que pone la guinda a todos estos meses de problemas. Como ya ocurrió hace varios meses, Lucasfilm volvía a poner de manifiesto su férreo control sobre el devenir de la nueva trilogía, al deshacerse -parece que de mutuo acuerdo- de Colin Trevorrow como director de “Star Wars :Episodio IX”. En un comunicado muy escueto, el estudio dejaba entrever el choque de opiniones que existieron durante las negociaciones del guion de la película, y lo que parece ya un fallo sistémico en la elección de cineastas para las películas de la saga. El carácter de Trevorrow podría haber sido en esta ocasión el motivo de un despido que según las últimas informaciones podría haberse prevenido con antelación.

Según informa Vulture, el gran éxito cosechado por el regreso de los dinosaurios en 2015 se le subió demasiado a la cabeza a Trevorrow ,quien habría sido un completo dictador durante la producción. “Mientras se rodaba ‘Jurassic World’, él hizo un gran esfuerzo y puso todas sus energías creativas en hacer valer su opinión“, asegura una de las fuentes del medio. “Como había sido contratado personalmente por Spielberg, nadie podía decir: ‘estás despedido’. Una vez que la película se estrenó, y eligió hacer ‘Henry’, Trevorrow ya era inaguantable.”

Desde que el comunicado de Lucasfilm salió a la luz, se ha estado especulando el verdadero motivo del despido del director. Muchos han hecho retrospectiva, y han señalado mayoritariamente el fracaso de “El libro de Henry”, última película de Trevorrow estrenada en Estados Unidos en junio, como el principal motivo de su salida de la saga Star Wars. Su fuerte carácter, e incapacidad para escuchar a los demás podría haber sido causa del tropiezo. “Tenía un punto de vista muy egoísta, y siempre lo reconocía. Cuando salieron las críticas de El libro de Henry, inmediatamente se conjeturó que Kathy (Kennedy) iba a despedirlo. Es un tipo difícil. Está muy muy seguro de sí mismo“.

A falta ahora de un sustituto para dirigir “Star Wars: Episodio IX”, muchos se empiezan a preguntar qué es realmente lo que está ocurriendo dentro de Lucasfiilm. El estudio parece tener una idea muy clara de cómo debe terminar la historia de Rey, y la intromisión de opiniones externas está generando problemas. Quizás la elección de un solo director para toda la trilogía hubiera sido la mejor opción. Muchos especulan con la elección de Johnson como nuevo elegido para la cinta, y puede que en estos momentos sea la salida más factible a un conflicto que pone en riesgo la imagen construida a lo largo de tantos años.