lunes, 1 de abril de 2013

Lynch, George Lucas, Jean Cocteau o Kubrick, protagonistas del ciclo de cine 'Los locos toman las riendas del manicomio'

 

Jordi Grau, Stanley Kubrick, Pere Portabella, George Lucas, Francisco Regueiro, David Lynch, Rafa Cortés, Jean Cocteau o Rafael Gordon, entre otros, son los protagonistas del ciclo de cine 'Los locos toman las riendas del manicomio', que tendrá lugar en la Sala Berlanga de Madrid entre el 2 y el 6 de abril. Se trata de una iniciativa de la Fundación Autor de la SGAE. 

El proyecto, que incluye una selección de películas de corte experimental y autoproducidas, pretende ser un homenaje al impulso de los creadores audiovisuales por llevar a cabo sus ideas, a pesar de la precariedad o de la exclusión. 

La recopilación de filmes, que se proyectarán en versión original con subtítulos en castellano, incluye obras como 'Acteón y Contestarios', de Jordi Grau; 'Fear & Desire', de Stanley Kubrick; 'Orfeo', de Jean Cocteau; 'Yo', de Rafa Cortés; 'THX-1138', de George Lucas; 'Me enveneno de azules', de Francisco Regueiro; 'La reina Isabel en persona', de Rafael Gordon; 'Cabeza borradora', de David Lynch; 'El conde Drácula', de Jess Franco, o 'Vampyr-Cuadécuc', de Pere Portabella. 

Entre estos filmes destaca 'Cabeza borradora' (1977), primer largometraje que Lynch realizó tras embarcarse en varios cortometrajes y acumular experiencia como dibujante de tiras de prensa. Su exhibición no recibió el apoyo necesario hasta que el dramaturgo Fernando Arrabal reivindicó este trabajo. 

Por otro lado, George Lucas, antes de su exitosa 'Star Wars', trató de filmar, con enorme convicción y unos medios muy por debajo de lo habitual en Hollywood, su primer largometraje de ciencia-ficción, 'THX-1138', en una época en la que el género gozaba de poco reconocimiento intelectual. 

La base de esta película fue el cortometraje de Lucas, 'Electronic Labyrinth THX-1138:4EB', y la extensión de este argumento convirtió la película en un relato antiutópico que permitió a su director darse a conocer en Cannes y obtener financiación para su segundo largometraje, 'American Graffitti', antesala de su conocida saga espacial.

Otra de las figuras importantes de este ciclo es el poeta y dramaturgo Jean Cocteau, quien tras su versión del relato de 'La bella y la Bestia' asumió una versión libre del mito de Orfeo, producida con sus propios medios y con un reparto de renombre encabezado por Jean Marais y María Casares. La película es considerada una aventura fílmica peculiar, a medio camino entre el cine y el teatro, y con claves líricas características de los movimientos literarios de la posguerra.