miércoles, 4 de junio de 2014

Cuando lo que funciona es el plan B en las series


Juego de Tronos estuvo 2 años esperando a que HBO decidiera convertir en serie un capítulo piloto que se rodó en 2009. 

 El protagonista que triunfa muchas veces no es la primera opción: Benedict Cumberbatch no resultaba sexy para 'Sherlock' y Jon Hamm era un demasiado desconocido para ser Don Draper. Estos días 'True Detective' se enfrenta a las expectativas que está generando su segunda temporada

Hace unos días, Steven Moffat, responsable de Sherlock y actual jefe de Doctor Who, contó que la BBC tuvo sus reservas con la elecciones de Benedict Cumberbatch para ser Sherlock Holmes (en junio en VOD en Movistar TV) y David Tennant para la miniserie Casanova, papel que le abriría las puertas de Doctor Who, porque no eran lo suficientemente "sexys". Es fácil pensar ahora que la cadena británica estuvo a punto de cometer dos errores garrafales pero no faltan los ejemplos de cadenas que estuvieron en la misma situación.

En este proceso de selección está ahora HBO con los tres protagonistas de la segunda temporada de True Detective, con la diferencia de que los rumores y desmentidos están convirtiendo el anecdotario del 'podrían haber sido' en el debate del 'deberían ser'. En la primera temporada demostraron tener buen ojo cuando apostaron por un Matthew McConaughey que estaba al comienzo de su multipremiada reinvención, pero ahora lo tendrán difícil ajustarse a las expectativas que ha generado, por ejemplo, el posible fichaje de Brad Pitt. Mientras esperamos es un buen momento para repasar actores que triunfaron a pesar de no fueron la primera opción para el papel que los lanzó a la fama.

Antes de que los espectadores se tuvieran que acostumbrar al cambio de registro de Bryan Cranston, de Malcolm in the Middle a Breaking Bad, lo tuvieron que hacer los ejecutivos de la cadena AMC, que tenían muy claro que el actor ideal para ser Walter White era Matthew Broderick. Solo la persistencia de Vince Gilligan, que había escrito el papel pensando en Cranston después de trabajar con él en Expediente X, logró que cambiaran de opinión.


Los ejecutivos de la cadena estadounidense también tuvieron que ceder con el protagonista deMad Men. Su creador Matthew Weiner quería a Jon Hamm, pero en la cadena no creían que fuera lo suficientemente guapo y sobre todo conocido, por aquella época Hamm estaba casi a punto de dejar la profesión por falta de oportunidades, y apostaban por Thomas Jane, un Don Draper rubio más reconocible para la audiencia. Ganaron los partidarios de Jon Hamm, que con casi 40 años se encontró con uno de esos papeles que definen una carrera, y Thomas Jane se fue a HBO a protagonizar la comedia Hung, que duró tres temporadas en antena.

El cine se hubiera quedado sin unos cuantos grandes personajes secundarios si Paul Giamattihubiera aceptado ser Michael Scott en The Office. Tras rechazar el papel los productores acudieron a un Steve Carell que empezaba a despuntar. Giamatti sí que apostó por la televisión tres años después y ganó un Emmy y un Globo de Oro por la miniserie de HBO John Adams.

Gillian Anderson han vivido las dos situaciones. Antes que a ella, los productores de Expedientes X querían a Pamela Anderson, estrella televisiva en los 90 por los Vigilantes de la Playa, para ser Dana Scully. Hace unos años Gillian Anderson, que tras Expediente X trabajó en varias producciones británicas, rechazó ser Cora Crawley, Condesa de Grantham, en Downton Abbey.

Juego de Tronos estuvo 2 años esperando a que HBO decidiera convertir en serie un capítulo piloto que se rodó en 2009. Cuando lo hizo, la cadena estadounidense decidió partir de cero y descartar ese capítulo en el que George R.R. Martin tenía un cameo, Jennifer Ehle ('El discurso del rey') era Catelyn Stark y Tamzin Merchant ('The Tudors'), Daenerys Targaryen. La primera rechazó quedarse en la serie porque quería dedicarle más tiempo a su familia, el trabajo de la segunda no convenció a los productores y decidieron abrir un cásting nuevo. Fue entonces cuando Emilia Clarke se encontró con la Khaleesi que le ha cambiado la vida.

En el caso de Perdidos, el cambio de actor estuvo motivado por un cambio de planes sobre el futuro de Jack Shepard en la historia del Oceanic 815. En un principio, estaba previsto que muriera en el primer capítulo y Michael Keaton iba a ser el encargado de interpretarlo. Cuando los guionistas decidieron convertirlo en uno de los protagonistas Michael Keaton cambió de opinión, no quería comprometerse con una serie de largo recorrido, y llegó Matthew Fox  . Después de acabar Lost, Fox anunció que ya había tenido suficiente televisión para una larga temporada, antes de Perdidos había estado 6 temporadas al frente de Cinco en Familia, y que solo le interesaban papeles en el cine.

Hay muchos casos más como Ray Liotta ( Los Soprano), Eric Stoltz ( The Shield), Katie Holmes (Buffy) o John Hawkes ( The Walking Dead).