sábado, 11 de octubre de 2014

El estreno del 'Freak Show' de 'AHS', la emisión más vista de la saga


Más que esperada, su llegada era deseada por hordas de seriéfilos ansiosos por estremecerse al otro lado de la pequeña pantalla con una nueva porción de la "terrorífica historia americana". Y como era de esperar, valga la redundancia, el truculento circo de los horrores de Ryan Murphy y Brad Falchuk no ha defraudado en su desembarcodentro de una parrilla americana que no ha dudado ni un segundo a la hora de convertirla en uno de los grandes pelotazos del curso televisivo 2014/15.

No en vano, 6.270.000 espectadores (3,1 en la franja comprendida por los adultos de 18 a 49 años) siguieron frente a sus televisores el estreno de American Horror Story: Freak Show, la cuarta entrega de una de las sagas de terror másprolíficas de la historia de la televisión. Una cifra que ha convertido este primer episodio en el más visto de la ficciónhasta el momento: el anterior récord lo tenía en su poder el capítulo de debut de su tercera temporada, American Horror Story: Coven.

Si bien estos números suponen un crecimiento del 10% respecto a los 5,54 millones de seguidores que obtuvo hace un año, lo cierto es que el inicio de esta última entrega también supera a cada una de las temporadas anteriores, incluido el que es el final más vista hasta el momento, perteneciente igualmente a la etapa Coven: 4,2 millones de espectadores totales (2,8 en la franja de 18 a 49 años) y un promedio de más de 7,2 millones de seguidores a lo largo de toda la temporada (5,1 en la franja de 18 a 49 años).

Teniendo en cuenta este demoledor comienzo y las buenas críticas que parece haber cosechado en su regreso a la"caja tonta" (no os desvelaremos nada a la espera de que podáis verlo y opinar por vosotros mismos), habrá que esperar para comprobar si esta entrega a modo de despedida para la inigualable Jessica Lange traerá consigo laruptura de todas los registros establecidos por una serie que sigue marcando un antes y un después en el terror televisivo. En fin, como cantaba Queen: "The Freak Show Must Go On".