sábado, 14 de marzo de 2015

Carrie Fisher también sufrió un accidente y sospecha que Episodio VII está maldita


No se puede decir que la filmación de Star Wars VII haya dado origen solo a buenas noticias. Las primeras semanas de rodaje se comunicó la lesión que sufrió Harrison Ford en un pie al tropezar con la puerta del Halcón Milenario y hace tan solo unos días, el intérprete de Han Solo vivía un accidente con un avión de la Segunda Guerra Mundial del que salió ileso gracias a su habilidad como piloto.

Pero al parecer, el actor de 71 años no es el único componente del equipo artístico de El despertar de la fuerza que está teniendo percances. Carrie Fisher aseguró que ella misma había padecido un accidente de tráfico solo unos días antes. Según la actriz, todo se debe a una maldición.

“Lo curioso es que el domingo pasado llovía mucho en Los Angeles”, explicaba Fisher en una entrevista concedida a Mail. “Iba conduciendo hasta una tienda de materiales artísticos y tuve un accidente. No fue muy grave y no me pasó nada, pero aún así fue el primer accidente de coche que he tenido”.

“Volví a casa y entonces se salió una rueda del BMW”, continuaba la intérprete. “Mi ayudante me dijo que podría haber muerto si la rueda se hubiese soltado cuando estaba en la autovía. Luego, mientras veía las noticias, me enteré de que Harrison se había estrellado. Estoy un poco preocupada pensando si habrá una maldición en Star Wars”.

“Estas cosas ocurren de tres en tres”, añadía Carrie. “Voy a llamar a Mark Hamill para asegurarme de que está bien. Tengo un terrible presentimiento que me hace pensar que hay algo maldito por aquí”.


Hasta que llegue la fecha señalada del 18 de diciembre, en la que se producirá el estreno de Star Wars VII: de El despertar de la fuerza, todavía hay tiempo de que sucedan muchas cosas.