martes, 7 de abril de 2015

David Lynch abandona la secuela de 'Twin Peaks'


El sueño de los nostálgicos de 'Twin Peaks' se ha roto. David Lynch, creador de la legendaria serie que alteró los códigos de la ficción allá por los años noventa, ha pegado la espantada. La razón no es otra que la falta de acuerdo con la cadena estadounidense Showtime sobre el salario que debía percibir por rescatar al agente especial del FBI Dale Cooper y al resto de personajes, a cada cual más variopinto y misterioso, que habitaban ese pueblo ubicado en el estado de Washington en el que se desarrollaba la trama original.

"Tras un año y cuatro meses de negociaciones, abandono porque no se ha ofrecido suficiente dinero para hacer el guión del modo en que yo sentía que debía hacerse". Con esta frase anunciaba el director de 'Mulholland Drive' su salida de un proyecto que había levantado grandes expectativas.

Lo ha hecho cuando apenas restan dos días para que se cumpla el 25 aniversario del estreno de 'Twin Peaks' en la cadena ABC. "Adoro el mundo de 'Twin Peaks' y me hubiese gustado que las cosas se pudieran haber resuelto de otro modo", ha añadido el realizador, quien comunicó previamente la noticia a los actores involucrados en la secuela de esta producción cuyo original pivotaba en torno a la muerte de Laura Palmer, una estudiante de instituto cuyo turbio asesinato alteraría para siempre la vida en esa localidad que, aparentemente, era como cualquier otra.

Un proyecto tocado

La marcha de Lynch no supone el fin del proyecto. Showtime ha invertido en él mucho empeño y la cadena no ha tardado en tenderle la mano nuevamente a un cineasta tan genial como particular con la esperanza de que recapacite. "Nos entristece leer la declaración de David Lynch, dado que pensábamos que estábamos trabajando para lograr soluciones con David y sus representantes en los pocos puntos del acuerdo que quedaban pendientes", han apuntado los responsables de Showtime. "Mantenemos la esperanza de poder resucitar la serie en toda su gloria, con sus dos extraordinarios creadores, David Lynch y Mark Frost, al frente", ha agregado.

Sin embargo, si se confirmase que la decisión de Lynch es definitiva, el 'reboot' de 'Twin Peaks' haría algo más que tambalearse. No hay más que recordar lo que ocurrió cuando, a mediados de la segunda temporada, el realizador redujo su nivel de involucración en la serie. Pesaba en ello la necesidad de concentrarse en otros de los proyectos que tenía en marcha, como la promoción de 'Corazón salvaje'. Pero también el desacuerdo con los ejecutivos de la cadena ABC, que le habían obligado a resolver antes de tiempo el enigma sobre la muerte de Laura Palmer, cuando él deseaba mantener el misterio a fin de seguir desarrollando su auténtica obsesión: las complejas personalidades de los protagonistas y las interconexiones entre los mismos.

Aquella decisión precipitó el final de 'Twin Peaks', cuya audiencia cayó en picado a mitad de la segunda temporada. Unos índices que no remontaron sino cuando Lynch regresó para articular, junto a Frost, el último capítulo, 'Beyond life and death', donde resolvía algunos de los entuertos abiertos por los episodios precedentes y alumbraba otros nuevos.

Algo parecido podría ocurrir ahora. La salida de Lynch quizás no suponga la cancelación de una producción en la que ya habían confirmado su presencia buena parte de los integrantes del casting original, incluyendo a Kyle MacLachlan (el agente Dale Cooper), Sheryl Lee (Laura Palmer), Dana Ashbrook (Bobby Briggs) o Sherilyn Fenn (Audrey Horne). Tal vez el tren siga en marcha con otro maquinista, pero se antoja harto difícil pensar que su trayecto no se vea alterado sin Lynch.