jueves, 24 de agosto de 2017

La críptica secuela de "Al filo del mañana"


El soldado Cage (Tom Cruise) sale de una nave en medio de un campo de batalla contra unos seres robotizados. Cruise, metido dentro de un exoesqueleto que no comprende ni domina, da unos cuantos pasos y es embestido por un artefacto alienígena y muere. Al cabo de nada, renace justo en el punto donde ha empezado la acción. Esta original premisa sorprendió a la crítica y entusiasmó al público, que elevó la película a fenómeno de culto por encima de la ciencia-ficción estándar que cualquier blockbuster de la época. Además, era la primera vez que veíamos a Cruise no hacer de... Cruise, es decir, fallar en su objetivo, ser torpe, caerse, morir. Con estos ingredientes, y una recaudación de 370 millones en taquilla, ya había suficientes elementos para realizar una secuela con el equipo original.

Doug Liman confirmaba ayer que sí dirigiría esta segunda película, titulada en inglés 'Live and Repeat and Repeat' (una variación del eslogan de la original), y dejó ir algunas declaraciones algo crípticas cuando los de Digital Spy le pidieron detalles: "Tenemos un guion espectacular. Es complicado pero pensé que si escogí a Tom Cruise para un papel tan poco "Tom Cruise", tenía que hacer una secuela que no fuese una secuela en un sentido tradicional de la palabra". Ambiguo, añadía: "Si voy a hacer mi primera secuela, quiero hacer lo contrario de lo que se espera de una secuela, y justamente hemos encontrado una buena historia para eso. Por este motivo estoy más ilusionado que nunca de que sea haya una segunda parte, porque el guion coge todo lo que esperas de una secuela y le da una vuelta de tuerca". Cuando le pidieron que concretara más, sólo añadió: "Es una precuela y una secuela al mismo tiempo, pero funciona también como secuela".

De momento, si queréis ver al tándem Cruise-Liman en acción, y como esto es algo ambiguo, id este 1 de septiembre a las salas de cine para ver 'Barry Seal: El traficante", donde también tendremos a un Cruise algo diferente: "Lo que me impulsa a trabajar tanto con Tom es que sabes que hay una imagen de Tom Cruise que debes cumplir: No puedes simplemente meterlo en un avión sin que la gente piense en 'Top Gun'. Lo que me encanta es trabajar sobre ella, y subvertirla. Para 'Barry Seal' pensé que molaría que los aviones en los que viaja Cruise fuesen más cutres, y hasta el mismo Cruise fuese más destartalado".