sábado, 9 de septiembre de 2017

Así ha influido J.J. Abrams en el 'Episodio VIII' de la saga


Rian Johnson (Looper) ha sido el último director en sumarse a la familia de La Guerra de las Galaxias con Star Wars: Los últimos Jedi, señalada para el 15 de diciembre en España -y, con la marcha de Colin Trevorrow, podría incluso encargarse de Star Wars: Episodio IX. Johnson ha tenido que apoyarse en los cimientos que J.J. Abrams construyó en El despertar de la Fuerza pero, ¿cuál ha sido su influencia?

En una entrevista con The New York Times, Rian Johnson ha comentado cómo ha sido la relación con J.J. Abrams, que se mantiene como productor de la franquicia. "Si tenía preguntas —¿Cómo pensabas que iba a ser esto? ¿Qué ideas tenías para esto?—, siempre podía preguntarle. Pero esas preguntas sólo se refieren a lo que quieren estos personajes y cómo llegan ahí. Toma como ejemplo quiénes son los padres de Rey: si te dan esa información —oh, ¡es eso!—, ¿a quién le importa de verdad? Sé que a mucha gente le importa, pero es interesante en lugar de impactante. Ahora, ¿cuál es mi lugar en el mundo? ¿De dónde vengo? ¿A qué lugar pertenezco? Vale, entiendo el peso de esas cuestiones. Podríamos jugar con esas preguntas y con sus respuestas para tener el mayor impacto emocional con estos personajes".

Aunque Abrams plantó las semillas de varios misterios en el Episodio VII -los padres de Rey, qué pasó con Kylo Ren, la identidad del Líder Supremo Snoke...-, Johnson ha aclarado que nadie en Lucasfilm le obligó a incluir ninguna respuesta sobre ellos en Los últimos Jedi. "Me había hecho a la idea de que habría un gran mapa en la pared con toda la historia expuesta, y no fue eso para nada. Básicamente me dieron el guion del Episodio VII; pude ver los 'dailies' -material bruto sin editar- de lo que estaba haciendo J.J. Abrams. Y fue como: "Hacia dónde vamos desde aquí? Eso ha estado genial". Dicho esto, el director es consciente de que ahora hay más expectativas. "Es la segunda película de la trilogía. La primera película presentó a estos personajes. Esta segunda tiene que profundizar y plantearles un reto. Quería que fuera una experiencia satisfactoria en sí misma. No quería que terminara con unos puntos suspensivos".