lunes, 14 de diciembre de 2020

'House of Dragon': Matt Smith, Olivia Cooke y Emma D’Arcy se unen a la precuela de ‘Juego de Tronos’


 HBO informó a principios de diciembre que House of the dragon, la precuela de Juego de tronos centrada en la dinastía Targaryen, entraría en producción en 2021. Esto quiere decir que era cuestión de tiempo que se anunciaran fichajes. ¿Y quién estará delante de las cámaras? Matt Smith, conocido por interpretar personajes televisivos tan contundentes como Doctor Who o el duque de Edimburgo en las dos primeras temporadas de The Crown.

El actor inglés de 38 años interpretará a Daemon Targaryen, hermano del rey Viserys, uno de los antepasados de Daenerys. Los conocedores del universo de G.R.R. Martin saben que reúne requisitos atractivos: era un buen guerrero, montaba el dragón Caraxes y tuvo sus raciones de relaciones incestuosas, una tradición habitual entre los Targaryen (y que Jon Snow y Daenerys cumplirían sin querer décadas dos siglos más tarde).

Smith no es el único en haber sido anunciado. También estará Olivia Cooke como Alicent Hightower, la segunda esposa del rey Viserys, una mujer encantadora que provocará problemas dinásticos. Cooke es conocida por los seguidores de la serie Bates Motel y por trabajar a las órdenes de Steven Spielberg en Ready player one.

¿Y quién será Rhaenyra Targaryen, la hija de Viserys y protagonista de bodas incestuosas? Pues Emma D'Arcy, a quien se ha podido ver recientemente en Truth Seekers de Amazon Prime Video. De su personaje destaca que también monta dragones, que es la heredera al trono y que será protagonista de la Danza de Dragones, una guerra civil entre la dinastía Targaryen por hacerse con el Trono de Hierro.

Los tres nuevos fichajes se unen al actor Paddy Considine, que interpretará al rey Viserys, y un equipo creativo formado por G.R.R. Martin, que ayudó al guionista Ryan Condal a concebir la serie, además de Condal y el director Miguel Sapochnik como co-showrunners de la función.

La decisión de HBO de colocar a Condal y Sapochnik como showrunners es curiosa y lógica. Al tratarse de un proyecto mastodóntico como este, con un presupuesto inicial que se acercará a los diez millones por episodio, tiene sentido que unan fuerzas Condal desde un punto de vista de guión y Sapochnik que tiene experiencia en el alcance y las necesidades que tiene el rodaje, tras haber dirigido episodios tan míticos como La batalla de los bastardos.