lunes, 2 de mayo de 2022

'Alien, el octavo pasajero': el brutal final que quería Ridley Scott y casi provoca su despido fulminante


 'Alien, el octavo pasajero' es una de las películas de ciencia ficción más importantes de la historia del cine. Su indiscutible éxito hizo que se convirtiera en el inicio de una larga y lucrativa franquicia, pero lo más probable es que eso nunca hubiese sucedido de cumplirse los deseos de Ridley Scott.

Alien, el octavo pasajero' estuvo a punto de tener un final diferente. Lo más impactante del mismo es que Ripley fallecería a manos del xenomorfo, tal y como aclaró el director de 'El último duelo' en una entrevista concedida a EW:

Antes de que ella golpee los botones para abrir la puerta, creo que Ripley los toca y el Alien sujeta la puerta. Ripley lo arponea y como si no pasara nada, por lo que atraviesa su máscara y le arranca la cabeza.

Además, la cosa no se quedaba ahí, porque Scott también destacó que el triunfo del xenomorfo no acabaría allí, ya que "luego cortaba al escritorio y la mano del Alien tocando unos botones. Luego, imitando perfectamente la voz del Capitán Dallas diciendo "Me desconecto"". Vamos, una victoria absoluta de la temible criatura, quien seguramente se quedaría ahí a la espera de la llegada de una nueva tripulación a la que hacer la vida imposible.

Como era de esperar, a Fox no le gustó lo más mínimo la idea de Scott, pues pasó bien poco desde que presentó la idea por teléfono hasta que llegaron las consecuencias: "El primer ejecutivo de la Fox llegó al plató a las 14 horas, amenazando con despedirme en el acto, así que no hicimos ese final".

También merece la pena destacar que ese cruel desenlace solo llegó a ser una idea porque el propio Scott propuso alterar el final inicialmente previsto para que hubiese un enfrentamiento entre el xenomorfo y el personaje interpretado por Sigourney Weaver. Y es que originalmente, Ripley lograba escapar en solitario en la lanzadera de emergencia Narcissus con el alienígena muriendo en la explosión de la Nostromo. No fue el caso, pero finalmente sí que Ripley logró derrotar al monstruoso extraterrestre.