viernes, 4 de abril de 2014

Lecciones que nos deja ‘Juego de Tronos’


Spoilers Inside...

1. No te encariñes con ningún personaje. Por si no nos había quedado claro tras la muerte de Ned Stark, ‘Juego de Tronos’ lo ha vuelto a demostrar con mucha saña en esta tercera temporada. Mató a Ros, un personaje que solo existía en la serie y que servía para conocer un poco a más a secundarios intermitentes pero muy importantes como Meñique o Varys, acabó con media Guardia de Noche en casa de Craster y ha dejado a la familia Stark reducida a su mínima expresión.

2. En el ‘Juego de Tronos’ o ganas o mueres. La frase la soltó Cersei en la primera temporada y volvió a hacerse evidente tras el conjuro de las sanguijuelas de Melisandre. La sorpresa del 3×09 fue mayúscula, pero la serie lo había estado anunciado durante toda la temporada.

3. Los Lannister siempre pagan sus deudas . La primera referencia a Las lluvias de Castamere la oímos en boca de Cersei cuando le contó a Margaery como la casa Lannister había acabado con la rebelión de Casa Reyne de Castamere. Podría ser casual, por dónde se encontraba, pero Jaime Lannister se despide de Roose Bolton con la premonitoria frase de “los Lannister envían saludos”

4. Y El karma también. Robb Stark ganó todas las batallas pero su decisión de matar a Rickard Karstark contribuyó a que perdiera la guerra. Pero si alguien está pagando por sus malas acciones es Theon: traicionó a los Stark por un padre que lo desprecia y ahora está en manos de un personaje mucho más sádico que Joffrey.

5. Vigila a tu familia de sangre y también a tu familia política. Los Lannister no necesitan emplear la violencia física para agredirse los unos a los otros. Lo hemos visto en los diálogos cargados de odio de Tywin y Tyrion, entre Cersei y Tyrion y en cómo Tywin intenta controlar a Joffrey. El patriarca de los Lannister también ha comprobado esta temporada que los Tyrell no son tan mansos como esperaba. Margaery sabe cómo manipular a Joffrey (que se lo pregunten a Cersei) y él ha tenido que vérselas con la gran Olenna Tyrell.

6. Amar a Daenerys Targaryen no es fácil. La tercera temporada ha confirmado a Jorah Mormont como el personaje Pagafantas de la serie (o Mr. Friendzone como le llaman en Internet). Lleva tres años detrás de la Khaleesi y sufriendo con su indiferencia. En Buzzfeed lo han resumido de esta forma tan divertida.

7. Jon Snow ya sabe unas cuantas cosas. Ejemplo de personaje que sabe estar en el momento adecuado en el momento preciso. Los lectores de las novelas ya saben que se avecinan acontecimientos interesantes para el bastardo de Ned Stark, aunque esta temporada ya le ha pasado de todo. La frase “no sabes nada, Jon Nieve” está dejando de tener sentido

8. No confíes en nadie. Se lo dijo Meñique a Ned Stark en la primera temporada y ya sabemos como acabó la historia para él. Después hemos visto la traición de Catelyn a Robb Stark, las consecuencias de la llevada a cabo por Theon Greyjoy contra su familia ‘adoptiva’, las de Joffrey Baratheon por cobardía y la última ha sido la de Jon Snow a Ygritte. ‘Juego de Tronos’ está llena de mentiras, intrigas palaciegas, luchas de poder y personajes que no se puden fiar ni de su propia sombra.

9. Las personas son complicadas. Nos lo recuerda siempre Tyrion, uno de los personajes más complicados de la saga. En ‘Juego de Tronos’, la línea que separa a los buenos de los malos es muy fina. Hasta los Stark, ejemplo de integridad al comienzo de la serie, han tenido que mancharse las manos de sangre en la lucha por los Siete Reinos. A Jaime Lannister nos lo presentaron como un villano y esta temporada hemos visto que no es tan fiero como lo pintan y Danerys Targaryen también ha cambiado mucho en estos años. El único realmente malvado es Joffrey pero el resto tampoco son unos santos.

10. Cómo crear un acontecimiento televisivo. Dejando la historia a un lado, HBO ha vuelto a demostrar cómo crear expectación con una campaña masiva, que lejos de saturar al espectador ha conseguido crearle más impaciencia. En los meses de rodaje de la tercera temporada no se detuvo el flujo de noticias sobre los nuevos fichajes, la producción o cualquier detalle que fuera susceptible de convertirse en novedad. A finales de 2012 empezó a lanzar los primeros teasers y el primer tráiler fue tratado y recibido al estilo de los blockbusters cinematográficos. El entusiasmo de los fans hizo el resto.