miércoles, 28 de diciembre de 2016

«Estrangulada por su propio sujetador»: Así es como Carrie Fisher quería ser recordada


La vida de Carrie Fisher va mucho más allá de Leia Organa. La actriz, víctima de la fama incluso desde su nacimiento — es hija de hija de la actriz Debbie Reynolds y el cantante Eddie Fisher — tuvo que lidiar con una fama prematura y que acabó en una vida desordenada en la que las drogas cobraron gran protagonismo. La actriz no tuvo problema en reconocer sus vicios dando rienda suelta a su faceta como escritora en «Postales desde el filo», en el que esboza un relato ficticio que tiene su propia vida como telón de fondo.

Más tarde, Fisher narraría en primera persona su relación con las drogas y los pormenores de su vida y carrera en «Wishful Drinking», un libro de memorias que HBO se encargó más tarde de transformar en el documetnal «Shockaholic». Precisamente en «Wishful Drinking», Fisher dedica unas páginas a contar una anécdota con George Lucas, quien le explicó que no podía llevar sujetador bajo el vestido blanco con el que representó a Leia en gran parte de «Star Wars». Según Fisher, cuando preguntó a Lucas el motivo, el director se limitó a decir: «Bueno, en el espacio no existe la ropa interior». Después, tal y como relata la actriz en sus memorias, Lucas le explicó que «si estuvieras en el espacio la ingravidez haría que tu cuerpo se expandiera... pero tu sujetador no lo haría, así que acabarías estrangulada por tu propio sujetador».

La frase, que no va más allá de una mera anécdota, quedó grabada en la memoria de la intérprete, quien acabaría asegurando en sus memorias que la anécdota con Lucas podría convertirse en un «fantástico obituario»: «Quiero decir a mis amigos que no importa cómo muera, quiero que digan que me ahogué a la luz de la luna, estrangulada por mi propio sujetador».

Las páginas de «Wishful Drinking» no han pasado desapercibidas tras la muerte de Carrie Fisher. Cientos de tuiteros han recordado las memorias de la actriz tras su muerte y la forma en que le gustaría ser recordada para, de este modo, homenajear a la intérprete de forma cómica y, probablemente, como a Fisher le hubiera gustado.